Cómo los expertos definen la agresión

La Sra. Gerda Siann, en sus libros, describió la agresión como un rasgo dominante que tiende a incitar sentimientos de dolor o daño a personas u objetos. Sin embargo, no necesariamente implica una inclinación hacia las lesiones físicas. En resumen, hay una diferencia entre una persona agresiva y una persona enojada.

En el mismo sentido, ella escribe que la agresión no siempre debe verse a través de una lente negativa, como es la norma en la actualidad. Una persona agresiva puede canalizar su agresión hacia cumplir su ambición y lograr sus objetivos en la vida profesional. Por supuesto, a menudo se descubre que la violencia es el resultado de la agresión, por lo tanto, la agresión a menudo se retrata erróneamente como una fuerza negativa.

Tipos de agresión

Muchas personas canalizan su agresión de dos maneras:

Manifestación abierta

La manifestación abierta es cuando las personas expresan abiertamente su agresión a través de acciones violentas o gestos enojados que a menudo amenazan con lesiones físicas. Son ruidosos, temerarios y quieren que las cosas se hagan a su manera en cada paso posible. Son fanáticos del control y perciben puntos de vista opuestos como una amenaza para su control.

Las personas que son demasiado agresivas tienen dificultades para interactuar con la sociedad. Solo se sienten como en casa con aquellos frente a quienes pueden decir lo que piensan, y aquellos a quienes pueden dominar en cualquier conversación.

Manifestación encubierta

En la manifestación encubierta, las personas expresan su agresión interna de una manera muy pasiva, sutil pero dañina. Estas personas se convierten en desafiantes e intencionales de bajo rendimiento. Deliberadamente sabotean los activos de la compañía, deliberadamente pierden el tiempo y difunden la percepción negativa a través del chisme . Están más interesados ​​en ser escuchados, en lugar de controlar el proceso.

Las personas que son agresivamente encubiertas tienen dificultades para expresar sus sentimientos. Sufren de baja autoestima y carecen de la confianza para mencionar abiertamente lo que les molesta. No informan de inmediato una falta de comunicación o una declaración falsa en su contra, o no toman represalias incluso si se formulan cargos falsos contra ellos. A su vez, eliminan su agresión en su trabajo, dañan voluntariamente la propiedad de la empresa, envenenan los oídos de sus colegas y causan una corrupción irreparable en las mentes de los recursos humanos que trabajan en la oficina.

El lado positivo de la agresión

En muchos casos, la agresión también se convierte en una emoción positiva. Por ejemplo, una persona necesita ser agresiva en sus pensamientos para poder mantener su posición cuando otros se oponen a su pensamiento, y aun así logran expresar su punto de manera positiva. Una persona también debe ser agresiva para evitar cualquier ataque contra su persona durante cualquier pelea o confrontación. En casos como estos, TAT viene como una guía útil para comprender las emociones subyacentes que conducen a tal agresión en las mentes de las personas. Dependiendo de las emociones rastreadas, una persona puede ser identificada como una persona agresiva abierta o agresiva encubierta.

Por ejemplo, si los comportamientos latentes pudieran ser rastreados como controladores, impulsivos, uno sabría que el individuo es evidente. Por otro lado, si los comportamientos latentes apuntan hacia la autoestima y la comunicación, entonces es encubierto.

Se han documentado casos en los que las personas han mostrado la tendencia a no ser agresivas per se, sino a considerar ideas de agresión. Esto se llama "agresión de fantasía", donde el sujeto se imagina a sí mismo en un mundo donde él es el jefe y las cosas suceden de la manera que quiere, o un mundo en el que puede castigar a las personas de la manera que quiera cuando se le hace daño.

Estudio de caso - Tarjeta-11

Albert era el único hijo de sus padres y vivía en un buen vecindario. Fue enviado a la mejor escuela de la localidad y demostró ser un buen estudiante.
Sin embargo, sus padres pudieron notar un problema durante sus años de crecimiento, que era el hecho de que Albert solía estar bastante triste durante la mayor parte del día. Intentaron hablar con su hijo al respecto, pero fue en vano.
Hablaron con uno de sus amigos, el Dr. Roeper, que resultó ser un experto en psicología infantil. El Dr. Roeper empleó técnicas TAT ​​con Albert y seleccionó tarjetas que se adaptaban a su edad. Las cartas, sin duda, giraban en torno a los temas de los cuentos de hadas.
Albert, quien hasta ahora tenía una expresión triste en su rostro, comenzó a interesarse y comenzó a tener una conversación. Se le ocurrieron descripciones imaginativas de los personajes dibujados en las tarjetas, y siguió dando los nombres de los personajes también. El Dr. Roeper siguió barajando las cartas para que el tono se volviera más oscuro.
Entonces el Dr. Roeper sacó la tarjeta 11. Esperaba la reacción de temor que se había extendido por todo el rostro de Albert. El niño estaba luchando por encontrar palabras para describir la imagen que tenía delante.
Dos dragones con uno comiendo a una persona, y el otro mirando hacia el espectador. Tan pronto como vio esta imagen, Albert gritó: “¡Jerry me va a pegar! ¡Había prometido que lo haría! ¡Sálvame de él!
Al preguntar por ahí, se descubrió que Jerry era el acosador de su clase que solía degradar constantemente a los niños. Una vez había encerrado a Albert en un casillero durante horas. Cuando finalmente desbloqueó a Albert, amenazó con quitarle la vida si se quejaba con alguien.


ANTERIOR: TAT: Introducción

SIGUIENTE: TAT: Precauciones

INDICE: Curso de test de apercepción temática

Comentarios