Escucha activa

La comunicación es un proceso bidireccional donde la escucha activa juega un papel tan importante como hablar con fluidez. Hablar con fluidez sin escuchar hará que cualquier conversación sea muy breve.
 
Escuchar es simplemente captar ondas de sonido en nuestro entorno y darse cuenta de que ha habido una fuente de sonido, lo haya visto o no. Escuchar, por otro lado, no es solo captar ondas de sonido, sino también comprender el significado de las palabras pronunciadas, analizarlas, interpretarlas y actuar en consecuencia.

Escucha activa

En resumen, escuchar solo involucra al cerebro, pero escuchar también involucra a la mente. La escucha activa ayuda a obtener una comprensión más profunda de lo que dice la persona, lo que a cambio lo ayudará a llegar a la conclusión más adecuada.
 
Además de eso, también le ayuda a comunicarse con más éxito y a construir una imagen receptiva y cooperativa en la mente del hablante. La persona lo percibirá como un oyente atento, atento y comprometido con atención minuciosa a los detalles. Los asesores de seguros y los banqueros de inversión de todo el mundo han dominado este arte al comprender que sus clientes están hablando sobre el futuro de sus ganancias, que es un tema delicado para la mayoría de ellos.


ANTERIOR: Comunicación verbal

SIGUIENTE: El arte de preguntar

INDICE: Curso de habilidades interpersonales 

Comentarios