Ética empresarial: Empleados y moral

Los empleados a menudo necesitan tomar varias decisiones morales en el lugar de trabajo. Si bien muchas de estas decisiones en el lugar de trabajo deben tomarse en función de obligaciones morales, algunas decisiones moralmente sustentables pueden requerir coraje y deben realizarse más allá de las normas generalmente aceptadas.
 
Mientras se discute la ética en el lugar de trabajo, seis temas predominantes son de importancia primordial. Estos son:
  • Obligaciones para la firma
  • Abuso de la posición de uno
  • Soborno y sobornos
  • Las obligaciones con terceros
  • Denuncia de irregularidades
  • Interés propio del empleado

Obligaciones para la firma

Se contratan empleados para las tareas de la empresa. Los empleados pueden obligarse a hacer el trabajo de la empresa en particular para obtener ganancias financieras. Los empleadores a menudo tienen numerosas condiciones de empleo que el empleado tiene que seguir. Estos pueden incluir códigos de vestimenta y comportamiento respetuoso.

Lealtad a la empresa

La mayoría de las personas tienen un punto de vista de que los empleados deben tener algunas obligaciones morales para mantenerse fieles a sus organizaciones. Es cierto que los empleados están obligados a realizar las tareas que se les ofrecen, pero ¿es aceptable tener la obligación de trabajar para la empresa de una manera que esté más allá de los trabajos asignados?
 
Muchos empleadores pueden pensar que sí, pero no se menciona en ninguna parte. Los empleados no están obligados ni obligados a tener ningún tipo de lealtad a los empleadores. Pero en términos morales, la lealtad a la compañía a menudo se considera algo bueno y es plausible que la lealtad se recompense mediante aumentos de sueldo, promociones y buenas recomendaciones, etc.

Conflictos de interés

Los empleados pueden tener un conflicto de intereses con la empresa. Algunos de estos conflictos de intereses son menores e incluyen condiciones o situaciones generales del lugar de trabajo. Sin embargo, algunos otros conflictos pueden ser graves y pueden permitir que los empleados muestren deslealtad.
 
En general, los empleados deben evitar conflictos de intereses importantes al no involucrarse en actividades desleales. Sin embargo, es bastante difícil decidir cuándo un conflicto es significativo y no siempre está claro qué deben hacer los empleados además de resistir la tentación de ser desleales.

Abuso de cargo oficial

Usar la posición oficial para obtener ganancias privadas o personales a menudo se considera un abuso de poder. Tal abuso puede resultar de la deslealtad.

Información privilegiada

El uso de información privilegiada ocurre cuando un empleado tiene acceso a la información de la compañía que generalmente no está disponible para el público y puede tener un impacto en los precios de las acciones. Por ejemplo, algunos empleados pueden llegar a saber que su empresa va a la quiebra ante el público en general y pueden vender todas sus acciones. Las personas que tienden a comprar las acciones serán engañadas. También es una especie de información privilegiada alentar a las personas cercanas a vender sus acciones con esa "información privilegiada".

Datos de propiedad

Las empresas a menudo pueden tener "secretos comerciales" que no desean compartir con otras organizaciones, y pocos empleados pueden divulgar dicha información en beneficio de las organizaciones competidoras, lo que no es ético.
 
Los tres argumentos principales por los que los secretos comerciales deben estar protegidos por la ley son:
  • Estos son propiedad intelectual.
  • El robo de secretos comerciales está mal.
  • Robar secretos comerciales es una violación de los términos de confidencialidad.
Compartir secretos comerciales y obedecer información de confidencialidad es una cuestión moral difícil. Las personas tienen derecho a buscar y avanzar en el empleo y no es fácil separar la información patentada de las habilidades y conocimientos técnicos de un trabajador.

Sobornos y contragolpes

El soborno tiene como objetivo permitir que alguien actúe en contra de sus deberes. Los sobornos pueden ser muy graves cuando pueden dañar a las personas. Los contragolpes también son una forma de soborno que involucra a una persona a usar su posición para beneficiar a una parte o alguien.
Sobornar a funcionarios extranjeros para obtener favores podría dañar a las personas. Sin embargo, los casos de soborno son numerosos e incluyen tanto organizaciones grandes como pequeñas.
Lockheed Aircraft Corporation tenía la cultura de sobornar a funcionarios extranjeros y pagó $ 22 millones para obtener contratos de aeronaves con gobiernos extranjeros. Estos sobornos perjudican a los gobiernos, ya que tienen que pagar demasiado por los aviones, y el daño puede propagarse a los ciudadanos que pagan impuestos. En este caso, el conocimiento del soborno causó una crisis política en el gobierno japonés.

Regalos y entretenimiento

Los obsequios y el entretenimiento pueden usarse para recompensar y alentar cierto comportamiento de los empleados. Esto puede dar lugar a un conflicto de intereses. No es probable que el entretenimiento sea moralmente incorrecto si se permite su uso de acuerdo con estándares éticos.
Las siguientes consideraciones pueden considerarse al juzgar la ética de los regalos:
  • El precio del obsequio : los obsequios de grandes precios probablemente sean un soborno.
  • El propósito del obsequio : el obsequio se puede usar para alentar, publicitar o como soborno.
  • Las circunstancias : un regalo dado en una ocasión especial es diferente de un regalo en ocasiones no especiales, y un regalo abierto es más ético.
  • La posición de la persona que recibe el regalo : es más probable que una persona en posición de reciprocidad acepte un soborno.
  • Las prácticas aceptadas : los obsequios como “propinas” para un mesero o mesera son la norma, pero para un CEO; Es claramente poco ético.
  • La política de la compañía: algunas compañías pueden tener reglas más estrictas sobre regalos que otras.
  • La ley : los obsequios contra la ley generalmente son inaceptables.

Obligaciones a terceros

Una persona está moralmente obligada a informar a otros sobre prácticas comerciales peligrosas y engañosas. Sin embargo, los empleados deben comparar y juzgar la importancia de sus deberes laborales e intereses personales con la importancia de los intereses de los demás. Puede ser moralmente preferible informar a terceros sobre prácticas comerciales inmorales e ilegales, incluso cuando no es una obligación moral hacerlo.

Denuncia de irregularidades

La denuncia de irregularidades es el acto de hacer público con actos significativamente inmorales o ilegales de una organización de la que forma parte. Sin embargo, alguien no es un denunciante por discutir el comportamiento vergonzoso o grosero con el público, y un denunciante no necesita involucrarse en sabotaje o violencia.
 
El razonamiento dado para juzgar una actividad de denuncia de irregularidades puede incluir lo siguiente:
  • El motivo debe ser ético. El empleado debe actuar contra la organización que cometió un acto inmoral o ilegal significativo.
  • El denunciante debe buscar formas menos dañinas para resolver el problema primero. Los empleados deben informar a la gerencia y a los ejecutivos de las irregularidades antes de hacer pública la información.
  • El denunciante debería tener pruebas suficientes. No es ético acusar a una empresa cuando existe la posibilidad de que la empresa sea inocente.
  • La culpa de la empresa debe ser específica y significativa. El hecho incorrecto debe tener razones específicas y significativas.

Interés propio

¿Están obligadas las personas a salvar los intereses de los demás al informar a la gerencia de las malas conductas o al alertar al público al realizar actos inmorales significativos cometidos públicamente por las empresas?
 
Siempre es preferible pensar racional e imparcialmente con respecto a la moral. Es importante pensar en nuestra vida y hacer las siguientes preguntas:
  • ¿Estamos siguiendo a las autoridades a ciegas?
  • ¿Estamos sufriendo de una visión de túnel moral?
  • ¿Estamos haciendo lo que se nos pide sin pensar, sin considerar el impacto en terceros?
  • ¿Estamos considerando nuestros posibles roles como cómplices en las actividades inmorales?
  • ¿Tenemos una visión adecuada de nuestros intereses frente a los de los demás?
  • ¿Hay alguna evidencia sustancial para actuar en contra de las normas?
La moral a menudo quiere que consideremos los intereses de todos los que pueden verse afectados por nuestras decisiones y también sobre las situaciones en las que nos encontramos. Podemos tener serias obligaciones sociales y personales y depende de todos estos factores importantes y únicos.


ANTERIOR: Ética empresarial: Finanzas

SIGUIENTE: Ética a nivel individual

INDICE: Curso de ética empresarial

Comentarios