Lenguaje corporal en el mundo de los negocios

Muchas personas creen que el lenguaje corporal es solo para aquellos que están en el mundo del espectáculo, y cosas como estudiar el lenguaje corporal no son necesarias si sigues cumpliendo tus objetivos. Sin embargo, los días de solo sentarse detrás del escritorio y entregar resultados han pasado y se han ido. En el mundo actual, las empresas necesitan que sus empleados sean dinámicos y resistentes.
 
Las empresas necesitan empleados que no digan "NO" para obtener una respuesta y siempre se esfuerzan por presentar una imagen positiva de sí mismos y de las empresas que representan. Comprender a las personas es el primer paso para mejorar las relaciones, y estudiar el lenguaje corporal brinda una visión honesta de las respuestas, sentimientos y pensamientos de una persona con la que está conversando.
 
Lenguaje corporal en los negocios

La forma en que las personas cruzan las manos, se encogen de hombros, mueven los ojos, cambian de tono casi nunca es una acción consciente, y es por eso que muchas personas son "atrapadas mintiendo" cuando sus palabras no coinciden con su lenguaje corporal.
 
Imagínese en una sala de entrenamiento donde se supone que debe estar capacitado en "Autoconfianza" y ve a su entrenador entrando en la sala con un grueso libro en la mano y bostezando todo el tiempo. Él entra y dice: "Discutiremos la confianza en uno mismo hoy, y les aseguro que va a ser divertido". Estoy seguro de que se te pasará por la cabeza una idea que dice = " No lo creo".
 
En otras palabras, puede ver que nuestras acciones dicen mucho sobre cómo somos y qué sentimos, incluso si nuestras palabras no lo hacen. Es por eso que el dicho "Las acciones hablan más que las palabras" es válido significativamente en nuestras vidas. Comprender los mensajes que nuestras acciones podrían estar dando a los espectadores nos ayudará a identificar aquellas áreas que podrían estar obstaculizando nuestro éxito.
 
También nos ayudará a conocer nuestros trucos personales, es decir, qué acciones hacemos cuando estamos irritados o cansados ​​o agresivos en nuestros puntos. Si estudiamos estas acciones, podríamos variarlas para no presentar una imagen negativa de nosotros mismos.
 
Por ejemplo, inconscientemente apuntas con el dedo a la persona con la que estás hablando cuando quieres estresar un punto. Sin embargo, podría ser para que la otra persona lo encuentre amenazador u ofensivo. Ahora, incluso si tus intenciones son honestas, es posible que te malinterpreten.
 
Mira la foto de abajo. Si estudias solo la expresión, notarás que es una imagen de un joven agradable, que se ve brillante y entusiasta, alguien con quien te gustaría tener una conversación. Pero cuando combinas eso con los dedos extendidos, y eso también en el gesto de señalar, agrega automáticamente un aire de exceso de confianza y arrogancia.
 
Sobre confianza

Ahora, ¿puedes creer que esta persona dice la verdad cuando dice: " Me gusta aprender tanto como sea posible". Creo en el espíritu de equipo y respeto las opiniones de los demás.
 
La solución a este problema es observarte a ti mismo frente a un espejo e intentar representar tus respuestas en diferentes situaciones. La idea es no ser obvia. Recuerde que, el lenguaje corporal opera en un nivel subconsciente. Mantenga el juego de roles, pero siga grabando sus expresiones y movimientos corporales. Tome nota especial de las cejas, manos, palmas, hombros y cabeza.
 
Ahora pídale a un amigo que copie sus movimientos y cuando vuelva a representar la situación, simplemente analícelos. Te sorprenderá ver cuán agresivos e incorrectos son los mensajes que envía tu cuerpo, especialmente cuando se emplea con palabras.
 
Esto debe ser un ejercicio continuo, ya que estudiar el lenguaje corporal es solo el primer paso. La más importante es mejorarlo y, lo que es más importante, cómo hacer que el nuevo y mejorado lenguaje corporal sea parte de su vida. Esto necesita práctica y observación constantes.
 
Puede parecer imposible al principio, pero es costumbre de los actores y políticos practicar y suavizar su lenguaje corporal de una manera tan suave y pulida que inmediatamente saben cómo abordar sus emociones cuando, de repente, se hace una pregunta controvertida.
 
Este manejo experto de sus sentimientos, de modo que su rostro o cuerpo no traicione sus emociones, es decir, su lenguaje corporal después de sus palabras es lo que les da un aire de autoridad y los convierte en una imagen de confianza y tranquilidad.


ANTERIOR: Lenguaje corporal: Debate Nixon vs. Kennedy

SIGUIENTE: Prueba de comunicación no verbal

INDICE:  Curso de lenguaje corporal

Comentarios