Manejo de situaciones estresantes

Hay un famoso dicho que dice que cuando dos o más personas están a punto de causar una situación indeseable, el tipo inteligente entre ellos puede responder de las siguientes cuatro maneras:

  • Primero debe tratar de evitar la situación mientras pueda.
  • Si las cosas se han movido mucho más allá de ese punto, entonces podría intentar alterar la situación canalizando la conversación hacia algo más adecuado.
  • Si eso ya no es una opción, entonces puede cambiar su comportamiento para adaptarse a la situación.
  • Si todas las tres opciones anteriores se han declarado nulas y sin valor, entonces debe prepararse y tomar medidas para enfrentar el peor de los casos, que es: aceptar la situación y sus consecuencias.

Estos cuatro pasos también nos dicen cómo las personas han intentado a lo largo de los años encontrar una manera de lidiar con situaciones estresantes. Las personas tienden a culpar a un mundo diferente, un tiempo diferente, diferentes actividades, etc. por el aumento del estrés. Sin embargo, el estrés ha existido desde el momento en que las personas comenzaron a trabajar para obtener compensaciones.

Muchas personas emplean las mismas cuatro tácticas para manejar situaciones estresantes, sin embargo, no se dan cuenta de que también necesitan seguir la misma secuencia. La mayoría de las personas se mantienen mansas y aceptan las consecuencias primero, y luego retrospectivamente por qué no intentaron evitar la situación en primer lugar. En escenarios donde evitar la situación no es una opción, las cosas podrían haberse canalizado a otra cosa.

Alterando la situación

Muchas personas tratan de justificar sus viejos hábitos perjudiciales diciendo: "Un leopardo no puede cambiar sus manchas", pero nos gustaría estar en desacuerdo. Las personas simplemente no "tienen" cuerpos que funcionen lo suficientemente bien sin siete horas de sueño, de la misma manera que las personas no son simplemente "resistentes" a los efectos nocivos del alcohol y otras sustancias intoxicantes.

Situación alterada

Puede suceder que los cuerpos de estas personas se hayan condicionado a la rutina poco saludable, sin embargo, eso no significa que sus cuerpos prosperen debido a sus horarios; sus cuerpos están en el mejor de los casos, tratando de desempeñarse de la manera más eficiente posible en un ambiente negativo.

Hay muchas maneras de manejar el estrés y, a menudo, muchas maneras en que podemos cambiar nuestro enfoque hacia esa situación, o, a veces, cambiar la situación para que sea menos estresante.

El primero un

Como hemos mencionado anteriormente, el primer enfoque para manejar el estrés es simplemente alterarlo o cambiarlo. Esto se puede hacer de las siguientes maneras:
  • Piensa algo positivo; Esto te ayudará a tener una actitud positiva.
  • Haz algo creativo y único.
  • Mejore las habilidades específicas según la demanda de la situación para manejar la situación.

Aquí hay algunos ejemplos que lo ayudarán a comprender este enfoque:
  • Le resulta estresante visitar a un médico. Decide pensar positivamente al respecto: "Si termino con esto, se hará por todo un año". También decides traer música relajante para ayudarte a hacer frente a la cita y distraerte.
  • Le resulta estresante hablar con su maestro porque podrían regañarlo. Decide pensar positivamente "Si interactúo ahora, mis conceptos serán claros y puedo mejorar mis calificaciones".
  • Si el tráfico se ha vuelto pesado en su viaje nocturno, decide tomar una ruta diferente o comienza poco antes.

Identificar situaciones apropiadas

La alteración del estrés es uno de los pasos más positivos que uno puede pensar. Cuando controlas las situaciones y las cambias a algo menos estresante, estás tomando el poder en tus propias manos al no dejar que la situación dicte tus acciones. Pero este paso no se puede usar siempre. Puede haber situaciones en las que:
  • Alterar la situación a una situación que no es segura. Por ejemplo, el uso del casco hace que se sienta mal ventilado, por lo que es posible que no desee usarlo, lo cual es un grave error.
  • Alterar la situación transfiriendo el estrés a otra persona, lo cual, seamos sinceros, es simplemente malo.

Al alterar las situaciones, es importante saber si lo modifica a acciones apropiadas o inapropiadas. Haga que los esfuerzos valgan un beneficio a largo plazo. Antes de hacer algo, recuerde involucrar a todos y discutir con ellos si sus nuevas acciones son apropiadas y útiles.

Evitando la situación

Anteriormente discutimos sobre controlar la situación y estar en el poder para hacer que las situaciones sean menos estresantes. Aquí, adoptaremos un enfoque diferente para manejar situaciones estresantes evitándolas por completo.

El segundo un

La segunda A significa Evitar . Si comer sándwiches de lentejas le produce indigestión y le causa estrés y vergüenza en el trabajo, ¡no lo coma! Esta A trata de identificar las cosas simples que enfatiza innecesariamente y erradicar esos elementos de su vida. Este A es adecuado en situaciones si:
  • Las repercusiones son inexistentes o extremadamente leves
  • Otras personas no se ven afectadas negativamente
  • Si la tarea es de muy baja prioridad
  • Si los retornos no valen el esfuerzo.

Palabra de precaución

No se recomienda utilizar este enfoque, si evitar la situación provoca más estrés en el futuro, como evitar una cita con el médico. Además, no debe evitar situaciones para trasladar su estrés a otra persona, lo que afectará negativamente su relación con él.

Una herramienta positiva fuerte para evitar situaciones estresantes es el "No positivo". Esta herramienta le ayuda a decir que no de tal manera que la situación se controle de manera constructiva y asertiva. Inicialmente, su enfoque puede sorprender a las personas, pero se darán cuenta de que usted tiene una tarea igualmente importante y ajustará sus estilos de trabajo para adaptarse a los suyos.

Aceptar la situación

Benjamin Franklin dijo una vez: "En este mundo no se puede decir nada seguro, excepto la muerte y los impuestos". Nuestra última pero no menos importante A nos ayudará a gestionar cosas que no se pueden cambiar.

La tercera a

Nuestro tercer A nos ayudará a manejar las cosas que deben completarse, incluso si nos gusta o lo odiamos, pero eso no se puede cambiar. Lo mejor que se puede hacer en estos casos es aceptar la situación y ser positivo al respecto.

La tercera A se trata de manejar situaciones que no están bajo nuestro control y que hacen que nuestra vida sea menos estresante. También podemos usar algunas técnicas de la primera A para alterar nuestra actitud hacia una situación y hacerla menos estresante.

Algunos ejemplos incluyen:
  • Ir al doctor
  • Tomar un turno para presentar un plan en lugar de pasarlo a otra persona
  • Visitar a un pariente que no es muy agradable.

Aceptar la situación es apropiado cuando:
  • La tarea no se puede evitar y debe completarse con el tiempo.
  • Descuidarlo puede causar más estrés más tarde a usted u otra persona.

Aceptar la situación no es apropiado cuando:
  • Estás haciendo cosas solo para complacer a los demás.
  • Descuidarlo o cambiarlo podría reducir su tensión que aceptarlo.
  • No le queda otra opción que aceptar la situación.

Crear acciones efectivas

Hay momentos en que las personas sienten que aceptar las situaciones tal como son, las hace sentir impotentes e impotentes, pero esto no es cierto. La mejor parte es que está aprendiendo a aceptar la situación tal como es y puede lidiar con ella en lugar de evitarla o alterarla. En general, el poder de elección ayuda a reducir el estrés en gran medida.

Tomemos un ejemplo simple que hemos discutido anteriormente. Visitar a un médico para un chequeo regular en lugar de descuidarlo. Si sigue visitando al médico, podría obtener beneficios de él, como:
  • Comprende lo que tu cuerpo necesita.
  • Tenga la seguridad de si tiene una vida saludable o no.
  • Más confianza.

Otro método para manejar situaciones inmutables es mirarlo de manera positiva, el pensamiento negativo nunca será bueno y causará más estrés en su vida en lugar de resolver cualquier problema.


ANTERIOR: Estrés laboral: Cinco modelos

SIGUIENTE: Conseguir una vida de bajo estrés

INDICE: Curso de estrés laboral

Comentarios