Escalar un problema

A pesar de todas sus buenas intenciones, protocolos establecidos y castigos preliminares, algunos problemas pueden parecer irse de las manos. Debe saber cuándo escalar ese problema. La escuela tendrá algunas pautas sobre situaciones en las que debe informar a las autoridades superiores. En otros casos, debe juzgar por sí mismo cuando desea involucrar a otros en la búsqueda de una solución a un problema.

Implicación de la gestión escolar

Cada escuela tiene un conjunto de personas como consejeros, disciplina a cargo, académica a cargo, representante de la clase, etc., a quienes puede abordar según el tipo de problema. Los dos escenarios más comunes en los que podría necesitar hacer eso son:
  • Mal historial académico: si un estudiante se desempeña de manera consistente por debajo del nivel académico a pesar del apoyo adicional en su nivel, debe informar a otros sobre esto. Se podrían organizar clases de recuperación para todos esos estudiantes juntos.
  • Actos repetidos de indisciplina: si un estudiante infringe las reglas una y otra vez a pesar de los recordatorios verbales, el asesoramiento y los castigos, debe informarlo al maestro de la clase y al encargado de la disciplina.

Siempre que planee escalar un problema, esté preparado con todos los detalles. Anote el problema causado, la fecha del problema, cómo el acto ha afectado a otros estudiantes y qué medidas correctivas tomó. Anotar aclarará el asunto en su mente, otros entenderán mejor la situación y se puede llegar a una decisión rápidamente.

Involucrando a los padres

Los maestros y los padres son juntos responsables del crecimiento positivo general de los estudiantes. Entonces, si necesita involucrar a los padres en el tratamiento de los problemas, esto de ninguna manera cuestiona sus habilidades como maestro. Aquí hay algunas situaciones en las que podría necesitar ayuda de los padres.
  • Llegar tarde a la escuela: si un estudiante es consistente en llegar tarde a la escuela, debe hablar con los padres al respecto.
  • Uniforme sucio: si el uniforme de un estudiante no está a la altura, definitivamente debe hablar con los padres porque solo ellos pueden resolver el problema.
  • Entrar en peleas: si un estudiante se está peleando con otros estudiantes, debe hablar con los padres para saber si también lo hace fuera de la escuela. Si la escuela es el único lugar donde sucede esto, debe identificar los factores desencadenantes de tal comportamiento.
  • Uso de lenguaje grosero: el lenguaje es algo que los estudiantes pueden aprender fácilmente en casa porque se encuentran con un conjunto variado de personas. Entonces, si un estudiante en su clase está usando lenguaje grosero, debe informar a los padres al respecto.

Cuando planee involucrar a los padres, prepare notas escritas sobre el incidente y las actividades asociadas. Prepárese para responder muchas consultas y no se sienta ofendido. Primero tranquilícelos para que no sientan que están siendo reprendidos por el comportamiento de sus hijos. Recuerde que ambos tienen el mismo objetivo: sacar lo mejor del niño.


ANTERIOR: Crear un ambiente de aprendizaje positivo

SIGUIENTE: Identificar Fortalezas y Debilidades

INDICE: Curso de gestión del aula

Comentarios